Recuperación y conservación

Las Islas Canarias constituyen un lugar de interés especial mundial por la riqueza y diversidad de especies presentes en sus aguas.

En la isla de Fuerteventura, la influencia del afloramiento africano, las surgencias locales, la extensión de la plataforma insular y la gran complejidad del sustrato facilitan la existencia de una extraordinaria diversidad de ambientes, donde una amplia composición de comunidades biológicas, con multitud de especies de flora y fauna hallan un hábitat idóneo. Es un importante punto caliente de biodiversidad. Las condiciones oceanográficas provocan un incremento de la producción que facilita la presencia de gorgonias, corales, esponjas, etc., y por tanto el desarrollo de hábitats especiales lo que, a su vez, favorece a las agregaciones de peces demersales y bentopelágicos y el aumento de la presencia de especies visitantes como tiburones, túnidos, cetáceos, tortugas y aves marinas. Además las condiciones de aislamiento y la diversidad de ambientes favorecen la aparición de gran número de endemismos.

Alcanzar y mantener el buen estado ambiental del medio marino es un objetivo prioritario para la conservación de nuestros mares, de nuestro patrimonio ambiental, de los recursos naturales y de la sostenibilidad de sus usos.

 

Centro de Recuperación y Conservación Tortugas Marinas de Fuerteventura

El centro de recuperación y conservación de tortugas marinas de Fuerteventura, está situado en el puerto de Morro Jable, al sur de la isla de Fuerteventura.

Las instalaciones tienen una extensión 800m² que alberga 12 tanques destinados a la recuperación de tortugas marinas que se han hallado en aguas y playas de la isla en situación de varamiento, heridas o enfermas; 5 tanques para ejemplares juveniles pertenecientes al proyecto de Ampliación del Hábitat Reproductor de las tortuga boba en la Macaronesia; dos contenedores de obra designados a la logística del centro y un espacio informativo para los visitantes.

El centro permanecerá cerrado por obras hasta nuevo aviso

 

Tortugas en Recuperación

Son ejemplares juveniles que han sido hallado varados o heridos y que, gracias a la colaboración ciudadana, tienen la posibilidad de ser tratados y recuperados en estas instalaciones. Estas tortugas se mantienen bajo los cuidado veterinarios hasta que su estado de salud vuelve a ser óptimo para ser liberados.

Las causas más comunes por las ingresan al centro son derivadas de la acción humana: enmallamientos o ingesta de basura a la deriva (aparejos de pesca, rafia, plásticos, etc.), ingesta o adhesión de petróleo y otras sustancias tóxicas, pesca accidental y colisión con embarcaciones.

Una vez ingresan en el centro se les chequea y diagnostica para aplicar el tratamiento adecuado a cada afección. El tiempo de recuperación varía entre individuos pero la media de estancia de estas tortugas es de entre uno y tres meses. Los tratamientos y cuidados diarios y la alimentación individualizada, consiguen que la recuperación y liberación de los ejemplares se produzca en el menor tiempo posible.

En caso de avistar un animal accidentado o varado, se recomienda mantenerla en un lugar sombreado, evitar alboroto al su alrededor y llamar al 112 o cualquier autoridad local. Si es en horario de oficina, contactar con los servicios medioambientales del Cabildo, con la Consejería de Medio Ambiente (928533427 / 928861115).

 

Tortugas pertenecientes al Proyecto de Ampliación del Hábitat Reproductor de la tortuga boba en la Macaronesia.

Actualmente permanecen en el centro 10 ejemplares juveniles de tortuga boba (Caretta caretta) pertenecientes al proyecto de Ampliación del Hábitat Reproductor de la tortuga boba en la Macaronesia.

Albi y Chofer son las más veteranas, nacidas en el año 2007, un tamaño curvo de caparazón de 80 y 87 cm y peso aproximado de 60 y 80 Kg respectivamente. Los 8 ejemplares restantes nacieron en Cofete en el año 2010. Tienen un tamaño de caparazón de 65 cm y un peso de 30 kg medio aproximado.

 

El Proyecto 

Desde el año 2006 al 2010 la playa de Cofete fue el lugar de incubación de huevos de tortuga boba procedentes de la población nidificante de Cabo Verde que, tras la de Omán y la de Florida, se convierte en la 3º zona de nidificación más importante a nivel mundial y la única en toda la cuenca este del Atlántico.

La fragilidad de población de tortuga boba de Cabo Verde radica en el restringido espacio de nidificación ya que el 90% de los individuos desovan en apenas 20 Km de playa.

La reintroducción de las tortugas marinas en las islas Canarias, ayuda a ampliar las zonas de nidificación, lo que puede servir como potente herramienta de conservación para una especie tan amenazada por la acción humana.

Los ejemplares que fueron criados en cautividad, como mínimo durante un año, y que han sido liberados, podrían llegar a la madurez sexual en los próximos 2-4 años. Puesto que las tortugas marinas son filopátricas (acuden a reproducirse al mismo lugar en el que nacieron) es probable que las hembras liberadas comiencen a llegar a nuestras costas en las próximas temporadas.

Los ejemplares que aún se mantienen en cautividad, han permitido conocer muchas de las incógnitas respecto a los primeros años de vida de las tortugas marinas y realizar diversos estudios que servirán para maximizar la calidad de vida de los ejemplares que, por alguna causa, tengan que permanecer en cautividad. Por otro lado, para poder completar el ciclo del proyecto de reintroducción de la tortuga boba en Canarias, si en los próximos años algunas de las hembras liberadas vuelve a nuestras costas, podría iniciarse una prueba de cría en cautividad con los ejemplares que se mantienen en Gran Canaria y en Fuerteventura y aumentar así el número de neonatos que se liberarían en nuestras playas.

 

Tortugas en la playa

Rastro de tortuga sobre la arena.

Rastro dejado por una tortuga sobre la arena de una playa.

En el caso de encontrar un rastro o una tortuga en la playa es muy importante actuar según las siguientes pautas:

  • No lo pises para que no se borre
  • Sácale una foto y ubícalo bien
  • Llama al 112 o cualquier autoridad local. Si es en horario de oficina, contactar con los servicios medioambientales del Cabildo, con la Consejería de Medio Ambiente (928533427 / 928861115).

En el caso de que encontrar una tortuga en la playa es muy importante que:

  • No interrumpas su camino ni te acerques a menos de 5 metros
  • Que te coloques siempre detrás de ella
  • Que no interfieras en su proceso de nidificación
  • Que no saques fotos con flash ni hagas selfies.
  • Que avises rápidamente llamando al 112 o a cualquier autoridad local.