Tortuga verde

Tortuga verde (español)

Green turtle (inglés)

Nombre científico: Chelonia mydas

Estatus de conservación:

  • UICN (última actualización en 2004): En Peligro.
  • Estado Español. Se encuentra incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.
  • Comunidad Autónoma de Canarias. Catálogo Canario de Especies Protegidas: Protección Especial

Características morfológicas:

Presenta una cabeza redondeada con un par de escamas prefrontales. Al igual que en el resto de los quelonios marinos, ni el cuello ni las extremidades son retráctiles. El caparazón es de forma ovalada, aplanado dorso ventralmente, presenta 5 escudos vertebrales, 4 pares de escudos costales y 4 pares de escudos inframarginales. Los individuos adultos poseen un tamaño medio de 120 cm de longitud recta de caparazón. El nombre común no hace referencia a la coloración de su caparazón, que en juveniles y adultos varía entre tonos marrones y verdosos, sino que se debe al color verde de su grasa corporal.

Hábitat y dieta

Las crías de tortuga verde recién nacidas se adentran en el mar y se dirigen a zonas de convergencia en el océano abierto, presentando, en esta fase de su vida, una dieta omnívora. Tras unos años en el océano abierto, los juveniles migran hacia zonas cercanas a la costa, donde suele producirse un cambio progresivo en la dieta, incorporando alimentos vegetales (fanerógamas marinas y algas), y convirtiéndose en herbívoros. Los adultos, con una dieta generalmente herbívora, suelen alimentarse en aguas costeras de la plataforma continental.

Las aguas canarias representan una zona de alimentación y desarrollo de juveniles nacidos en playas del este y oeste del Atlántico. Utilizan hábitats neríticos, cercanos a la costa y con frecuencia vinculados a los sebadales y a fondos con algas, aunque también se han encontrado individuos asociados a algunos puertos.

Amenazas

En las islas Canarias, las principales amenazas para la especie son la captura accidental, las colisiones con embarcaciones y la degradación de los fondos marinos.

El suministro de alimento por parte del ser humano (feeding) que se produce en algunos puntos de las islas, es perjudicial para las tortugas marinas. Al igual que cualquier animal salvaje, deben buscar su propio alimento. Esta práctica podría producir alteraciones fisiológicas con consecuencias negativas en su estado de salud. Por otro lado la alimentación artificial, modifica el comportamiento de los animales que se sienten atraídos hacia el hombre y las embarcaciones, lo que a su vez favorece las colisiones.